martes, 10 de mayo de 2011

Jehová de los Ejércitos: Un título preocupante (1)

A un poco más de una semana de que los Estados Unidos asesinaran a Bin Laden, y nos trajeran de nuevo a la memoria los crueles atentados del once de septiembre del año 2001; una vez más se convierte la violencia en un tema de discusión, y generador de pasiones.

No es de extrañar, empero, el que no haya una postura uniforme al respecto, y que incluso personas cristianas, comprometidas con los más elevados principios e ideales del mensaje acerca del Reino de Dios que proclamaba Jesús (y que han tomado a Jesús de modelo), expresen su apoyo a cierto tipo de violencia. Es más, la muerte de Bin Laden se ha proyectado, en el contexto de una sociedad que presume de “cristiana”, como un acto de venganza. Incluso el presidente Barak Obama fue muy tajante al decir, “se ha hecho justicia”.

Pero, ¿es posible justificar hoy la venganza? ¿Es Dios un ser vengativo? ¿Es el Dios de Jesús y del NT el mismo del AT? ¿Cómo se explica el uso en la Biblia de la expresión «Jehová de los ejércitos»? ¿Con cuáles ideas se asocia? ¿Es justificable hoy el uso de tal expresión?

Precisamente la imagen de un Dios violento, vengativo y castigador que nos proporcionan ciertos relatos y metáforas del Antiguo Testamento, fue lo que llevó a Marción, entre otras cosas, a afirmar que el Dios proclamado por Jesús no podía ser el mismo Dios del AT.

Conozcamos un poco mejor a Marción

En el siglo II de nuestra era, entra en el escenario de la historiad de la fe cristiana Marción, personaje que definitivamente ha dejado sus huellas en dicha historia.

“Marción había nacido hacia el año 100 en la ciudad de Sínope, en el Ponto (mar Negro). Era un rico industrial, dedicado sobre todo al comercio marítimo, hacia el año 140, convertido a la religión cristiana, se trasladó a Roma donde vendió sus barcos y entregó a la Iglesia gran parte de lo conseguido” (Antonio Piñero: «Cristianismos derrotados», página 85).

Se puede considerar verosímil el que en Roma Marción haya conocido a un maestro gnóstico llamado Kerdon, el cual influyó en él de manera decisiva.

“Cuatro años más tarde, hacia el 144, Marción había desarrollado ya su concepción propia de la fe y de la iglesia, por lo que al exponerla en público y nos ser aceptada por la mayoría, rompió con la comunidad de Roma, esa lo excomulgó y le devolvió religiosamente sus dones monetarios. A partir de esos momentos, y bien dotado de dinero, Marción fundó su propia iglesia que pronto fue una competencia real para el grupo mayoritario y que se extendió por diversas provincias del Imperio” (Antonio Piñero: «Cristianismos derrotados», página 86).

Entre las ideas que formaban parte del pensamiento religioso de Marción, está la oposición que establecía entre el Dios el AT y el Dios que proclamaba Jesús de Nazaret. Para Marción el Dios del AT era un ser iracundo, celoso, vengativo, cruel con otras naciones que no sea la suya, a cuyos miembros manda a asesinar; castigador sin piedad de su propio pueblo elegido, creador y promulgador a través de Moisés de una ley tan difícil de observar. Para Marción este Dios no podía ser el mismo Dios bondadoso, ser lleno de bondad, lleno de amor, y de piedad, tendiente siempre hacia la misericordia y el perdón, que había predicado Jesús.

Un elemento que a Marción le sirvió de apoyo es el contraste que establece Pablo entre la fe en Jesús, el evangelio, y la Ley de Moisés (la Toráh), considérese principalmente a Romanos 10.4-13; Gálatas 3.6-29; 5.1-14.

Ahora bien, ¿es cierto que hay en la Biblia, principalmente en el AT, relatos, metáforas y calificativos (nombres y adjetivos) que en cierto modo explican la posición de Marción? Claro que sí. Precisamente un calificativo de esos, es la expresión «Jehová de los ejércitos».

Profundicemos, pues, un poco, en la expresión «Jehová de los ejércitos»

La expresión «Jehová de los ejércitos», según la Reina Valera de 1960, ocurre en el AT 259 veces en 248 versículos bíblicos. Pasajes representativos son:

1 Crónicas 11.9 “Y David iba adelantando y creciendo, y Jehová de los ejércitos estaba con él.”

Salmo 24.10 “¿Quién es este Rey de gloria? Jehová de los ejércitos, Él es el Rey de la gloria.”

Isaías 48.1-2 “1Oíd esto, casa de Jacob, que os llamáis del nombre de Israel, los que salieron de las aguas de Judá, los que juran en el nombre de Jehová, y hacen memoria del Dios de Israel, mas no en verdad ni en justicia; 2porque de la santa ciudad se nombran, y en el Dios de Israel confían; su nombre es Jehová de los ejércitos.”

Jeremías 11.22-23 “Así, pues, ha dicho Jehová de los ejércitos: He aquí que yo los castigaré; los jóvenes morirán a espada, sus hijos y sus hijas morirán de hambre, 23y no quedará remanente de ellos, pues yo traeré mal sobre los varones de Anatot, el año de su castigo.”

Zacarías 14.21 “21Y toda olla en Jerusalén y Judá será consagrada a Jehová de los ejércitos; y todos los que sacrificaren vendrán y tomarán de ellas, y cocerán en ellas; y no habrá en aquel día más mercader en la casa de Jehová de los ejércitos.”

La expresión «Señor de los ejércitos» (griega del NT y equivalente a la hebrea y del AT «Jehová de los ejércitos»), ocurre sólo dos veces y en dos versículos bíblicos: Romanos 9.29 y Santiago 5.4.

Romanos 9.29 “como antes dijo Isaías: Si el Señor de los ejércitos no nos hubiera dejado descendencia, Como Sodoma habríamos venido a ser, y a Gomorra seríamos semejantes.”

Santiago 5.4 “He aquí, clama el jornal de los obreros que han cosechado vuestras tierras, el cual por engaño no les ha sido pagado por vosotros; y los clamores de los que habían segado han entrado en los oídos del Señor de los ejércitos.”

Ahora bien, ¿cuál es el trasfondo de este calificativo?

Desde la teología sistemática podemos observar el intento de despojar a «Jehová de los ejércitos» de su matiz guerrero, violento, y vengativo. Como ejemplo concreto e ilustrativo, traigo a colación la explicación que ofrece Luis Berkhof, cito:

“Existen especialmente tres opiniones:

1. Los ejércitos de Israel. Puede dudarse de lo correcto de este concepto. La mayor parte de los pasajes que se citan para sostener esta idea no comprueban tal afirmación; solamente tres de ellos contienen una aproximación de prueba, y son 1 Samuel 4.4; 17. 45; 2 Samuel 6. 2, en tanto que otro, 2 Reyes 19.31, es más bien desfavorable a tal concepto. En tanto que el plural tsebhaoth se usa con frecuencia a los ejércitos de la nación israelita, cuando se habla de un ejército se le señala por medio del singular, lo cual va en contra de la noción, inherente a este concepto de que en el nombre Yahweh Tsebhaoth, Tsebhaoth se refiere al ejército de Israel. Además, es claro que en los Profetas, el nombre "Jehová de los Ejércitos" no se refiere a Jehová como el Dios de la guerra. Y si el significado del nombre cambia, ¿por qué cambia?

2. Las estrellas. Pero hablando del ejército del cielo la Escritura usa el singular y nunca el plural. Además, en tanto que a las estrellas se les llama el ejército del cielo, nunca se les designa como el ejército de Dios.

3. Los ángeles. Esta interpretación merece la preferencia. El nombre Yahweh tsebhaoth se encuentra a menudo en relatos en que se mencionan ángeles 1 Samuel 4.4; 2 Samuel 6.2; Isaías 37. 16; Oseas 12.4, 5; Salmo 80. 1, 4, 7, 14, 19; Salmo 89: 68. Los ángeles se presentan, repetidamente, como un ejército que rodea el trono de Dios, Génesis 28.12; 32.2; Josué 5.14; 1 Reyes 22.19; Salmo 68.17; 103.21; 148.2; Isaías 6.2. Es cierto que también en este caso se usa generalmente el singular; pero ésta no es objeción grave, porque la Biblia también indica que había diversas clases de ángeles, Gen 32.2; Deuteronomio 33. 2; Salmo 68.17. Además esta interpretación está en armonía con el significado del nombre, que no tiene sabor guerrero, sino que expresa la gloria de Dios como Rey. Deuteronomio 33.2; 1 Reyes 22.19; Salmo 24.10; Isaías 6.3; 24. 23; Zacarías 14.16.

Jehová de los Ejércitos es, pues, Dios, como Rey de Gloria, que está rodeado por ejércitos de ángeles, Dios que gobierna el cielo y la tierra por el bien de su pueblo, y que recibe gloria de todas sus criaturas” («Teología Sistemática», páginas 41-42)

Evaluación de la interpretación y argumentos de Luís Berkhof

La tesis de Luís Berkhof es que en la expresión “Jehová de los ejércitos”, la palabra “ejércitos” no hace referencia a los “ejércitos” de Israel. En consecuencia, no insinúa ni conlleva esta expresión que el Dios de Israel sea un Dios guerrero y vengativo.

La que podríamos considerar la principal premisa en la que descansa la conclusiones de Berkhof consiste en una sutil pero vana distinción entre el “ejército de Israel” (en singular), y los “ejércitos de Israel” en plural. A partir de esta hipótesis pasa a considerar las posibles referencias de la palabra “ejercito” a las estrellas y astros, así como a los ángeles. Finalmente, Berkhof se inclina a favor de la hipótesis de que la expresión “Jehová de los ejércitos” refiere más bien a los ángeles.

Pasemos ahora a evaluar las hipótesis y argumentos de Luís Berkhof.

Uso en la Biblia de la expresión «ejército del cielo»

La expresión “ejercito del cielo” se la encuentra en la Biblia estrictamente en nueve (9) ocasiones, en nueve (9) versículos bíblicos, a saber:

Deuteronomio 4.19 “No sea que alces tus ojos al cielo, y viendo el sol y la luna y las estrellas, y todo el ejército del cielo, seas impulsado, y te inclines a ellos y les sirvas; porque Jehová tu Dios los ha concedido a todos los pueblos debajo de todos los cielos.”

Referencia: las estrellas y los astros.

Deuteronomio 17.3 “Que hubiere ido y servido a dioses ajenos, y se hubiere inclinado a ellos, ya sea al sol, o a la luna, o a todo el ejército del cielo, lo cual yo he prohibido.”

Referencia: las estrellas y los astros.

Jeremías 8.2 “Y los esparcirán al sol y a la luna y a todo el ejército del cielo, a quienes amaron y a quienes sirvieron, en pos de quienes anduvieron, a quienes preguntaron, y ante quienes se postraron. No serán recogidos ni enterrados; serán como estiércol sobre la faz de la tierra”.

Referencia: las estrellas y los astros.

Jeremías 19.13 “Las casas de Jerusalén, y las casas de los reyes de Judá, serán como el lugar de Tofet, inmundas, por todas las casas sobre cuyos tejados ofrecieron incienso a todo el ejército del cielo, y vertieron libaciones a dioses ajenos.”

Referencia: las estrellas y los astros.

Jeremías 33.22 “Como no puede ser contado el ejército del cielo, ni la arena del mar se puede medir, así multiplicaré la descendencia de David mi siervo, y los levitas que me sirven.”

Referencia: las estrellas y los astros.

Daniel 4.35 “Todos los habitantes de la tierra son considerados como nada; y él hace según su voluntad en el ejército del cielo, y en los habitantes de la tierra, y no hay quien detenga su mano, y le diga: ¿Qué haces?

Referencia: las estrellas y los astros.

Daniel 8.10 “Y se engrandeció hasta el ejército del cielo; y parte del ejército y de las estrellas echó por tierra, y las pisoteó”.

Referencia: las estrellas y los astros.

Sofonías 1.5 “Y a los que sobre los terrados se postran al ejército del cielo, y a los que se postran jurando por Jehová y jurando por Milcom.”

Referencia: las estrellas y los astros.

Hechos 7.42 “Y Dios se apartó, y los entregó a que rindiesen culto al ejército del cielo; como está escrito en el libro de los profetas: ¿Acaso me ofrecisteis víctimas y sacrificios En el desierto por cuarenta años, casa de Israel?”

Referencia: las estrellas y los astros.

En resumen, las nueve (9) veces que se encuentra en la Biblia la expresión “ejército del cielo” hace referencia estrictamente a las estrellas y los astros. En ninguna ocasión a los ángeles.

Uso en la Biblia de la expresión «ejército de los cielos»

La expresión “ejército de los cielos” se la encuentra en la Biblia once (11) veces, en once (11) versículos bíblicos, y todas en el AT, a saber:

1 Reyes 22.19 “Entonces él dijo: Oye, pues, palabra de Jehová: Yo vi a Jehová sentado en su trono, y todo el ejército de los cielos estaba junto a él, a su derecha y a su izquierda.”

Referencia: Discutida.

Comentario: No hay uniformidad entre los estudiosos respecto de la referencia de la expresión “ejercito de los cielos” en este pasaje. Por ejemplo, mientras que la Biblia del peregrino de estudio (de Luís Alonsos Schokel) la entiende como haciendo referencia a los astros del cielo, vistos como personajes de un ejército celeste al servicio inmediato de del Señor; por otro lado, la Biblia de Jerusalén la interpreta como haciendo referencia a los ángeles como conformando la corte de Yahvé. De todos modos, es notorio el que prácticamente todas las versiones castellanas de la Biblia hayan optado por evitar traducir por equivalencia dinámica la expresión “ejercito de los cielos”.

2 Reyes 17.16 “Dejaron todos los mandamientos de Jehová su Dios, y se hicieron imágenes fundidas de dos becerros, y también imágenes de Asera, y adoraron a todo el ejército de los cielos, y sirvieron a Baal.”

Referencia: Las estrellas

2 Reyes 21.3 “Porque volvió a edificar los lugares altos que Ezequías su padre había derribado, y levantó altares a Baal, e hizo una imagen de Asera, como había hecho Acab rey de Israel; y adoró a todo el ejército de los cielos, y rindió culto a aquellas cosas”.

Referencia: Las estrellas

2 Reyes 21.5 “Y edificó altares para todo el ejército de los cielos en los dos atrios de la casa de Jehová”.

Referencia: Las estrellas

2 Reyes 23.4 “Entonces mandó el rey al sumo sacerdote Hilcías, a los sacerdotes de segundo orden, y a los guardianes de la puerta, que sacasen del templo de Jehová todos los utensilios que habían sido hechos para Baal, para Asera y para todo el ejército de los cielos; y los quemó fuera de Jerusalén en el campo del Cedrón, e hizo llevar las cenizas de ellos a Bet-el”.

Referencia: Las estrellas

2 Reyes 23.5 “Y quitó a los sacerdotes idólatras que habían puesto los reyes de Judá para que quemasen incienso en los lugares altos en las ciudades de Judá, y en los alrededores de Jerusalén; y asimismo a los que quemaban incienso a Baal, al sol y a la luna, y a los signos del zodíaco, y a todo el ejército de los cielos.”

Referencia: Las estrellas

2 Crónicas 18.18 “Entonces él dijo: Oíd, pues, palabra de Jehová: Yo he visto a Jehová sentado en su trono, y todo el ejército de los cielos estaba a su mano derecha y a su izquierda.”

Referencia: Los ángeles

2 Crónicas 33.3 “Porque él reedificó los lugares altos que Ezequías su padre había derribado, y levantó altares a los baales, e hizo imágenes de Asera, y adoró a todo el ejército de los cielos, y les rindió culto.”

Referencia: Las estrellas

2 Crónicas 33.5 “Edificó asimismo altares a todo el ejército de los cielos en los dos atrios de la casa de Jehová.”

Referencia: Las estrellas

Isaías 24.21 “Acontecerá en aquel día, que Jehová castigará al ejército de los cielos en lo alto, y a los reyes de la tierra sobre la tierra.”

Referencia: Discutida.

Comentario: No hay uniformidad entre los estudiosos respecto de la referencia de la expresión “ejercito de los cielos” en este pasaje. Por ejemplo, mientras que la versión popular Dios Habla Hoy Biblia de estudio, la entiende como haciendo referencia a los astros del cielo; el Nuevo Comentario Siglo 21 la interpreta como haciendo a los ángeles, cito: “El ejército de lo alto significaría en algún contexto no otra cosa que “estrellas” (cf. 40.26); pero aquí, como contraparte de los reyes de la tierra, sentenciados a prisión y a ser castigados (cf. 2 Pedro 2.4) se refiere sin duda a los “espíritus de maldad en los lugares celestiales” (Ef. 6.12). La referencia más completa a tales seres en el AT la tenemos en Dan. 10.2-21; cf. tal vez Salmo 82.”

Por su parte, el Comentario Bíblico San Jerónimo la entiende como haciendo referencia a las estallas y los astros, cito: “21. Las huestes de los cielos: El sol, la luna, las estrellas: cuerpos celestes que frecuentemente recibían culto, incluso por parte de los israelitas (Deuteronomio 4.19; 2 Reyes 17.16).”

Isaías 34.4 “Y todo el ejército de los cielos se disolverá, y se enrollarán los cielos como un libro; y caerá todo su ejército, como se cae la hoja de la parra, y como se cae la de la higuera.”

Referencia: Las estrellas

En resumen, de las once veces que aparece la expresión “ejército de los cielos”, ocho (8) hacen referencia a las estrellas; una hace referencia a los ángeles, y dos ocasiones, su referencia está en discusión.

La expresión “ejércitos del cielo” (“ejército” en plural) sencillamente no se la encuentra en la Biblia, y de eso está muy consciente Luís Berkhof, por lo que dice “Es cierto que también en este caso se usa generalmente el singular; pero ésta no es objeción grave…”

En conclusión, si bien encontramos en la Biblia la expresión “ejército del cielo” (referencia sólo a las estrellas y los astros), así como la expresión “ejércitos de los cielos” (a las estrellas, astros, incluso los ángeles); lo cierto es que en ninguna ocasión se la encuentra en la Biblia en plural (ejércitos del cielo o los cielos, o ejércitos del cielo o los cielos). Es claro que este factor es un serio obstáculo para la hipótesis de Luís Berkhof de que la palabra “ejército” en “Jehová de los ejércitos” no señala a Dios como un ser guerrero, vengados y castigador; puesto que supuestamente lo señala más bien “como Rey de Gloria, que está rodeado por ejércitos de ángeles, el Dios que gobierna el cielo y la tierra por el bien de su pueblo, y que recibe gloria de todas sus criaturas.

” En verdad resulta llamativo el que Luís Berkhof apelara al singular “ejército de Israel” para tratar de descartar cualquier matiz violento de la expresión “Jehová de los ejércitos”; sin embargo, no fuera consistente al ver que la palabra “ejército” tampoco se usa en plural ni siquiera en una ocasión, en relación a las estrellas y astros, y con relación a los ángeles.

De todos modos parece que efectivamente Berkhof fue consciente de esta dificultad, aunque trató, sin éxito, de minimizarla, cito: “Es cierto que también en este caso se usa generalmente el singular; pero ésta no es objeción grave”. También reconoce Berkhof que “en tanto que a las estrellas se les llama el ejército del cielo, nunca se les designa como el ejército de Dios.”

¡Hasta mañana con el favor de Dios!

2 comentarios:

  1. Bendiciones les visito desde mi blog
    www.creeenjesusyserassalvo.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Brevemente, Yahaweh HaShem Adonai, es el General de toda su creación, huestes celestiales, estrellas, ángeles, etc, etc, etc,...
    ¿Dios es un ser guerrero, vengador y castigador? NO, lo que pasa a nosotros los humanos, no nos entra en el cerebro, no podemos entender, comprender, asimilar... lo que es la JUSTICIA DE DIOS, lo que es justo para Dios, no es justo para nosotros, sino preguntémonos sobre calamidades, desastres, enfermedades, epidemias, etc, etc, ¿No estamos de acuerdo?, solo cuando estemos en la presencia de nuestro amado Salvador se lo preguntaremos ¿Estaremos? esa es otra interrogante, muchas gracias bendiciones.

    ResponderEliminar